Aquí te esperaré 


La escribí unas semanas antes de mudarme a Montreal. Pensaba que estaba inventando una historia que no me sucedía. “Es un cuento más” justificaba. Me resistía a pensar que a pesar de todo el tiempo que había pasado desde que nos habíamos separado yo aún la seguía esperando. Y de repente esta canción, que si bien es cierto cuenta una historia que nunca me pasó, porque nunca más le hablé por teléfono, porque nunca le dije que la iba a esperar hasta cuando ella quisiera o pudiera, “aquí te esperaré” sí narra un sentimiento que tenía en lo más profundo de mi nostalgia. La seguía esperando, me iba a cambiar de país, pero la seguía esperando, tenía meses sin verla, sin oír su voz, pero la seguía esperando. Varias veces me dijo que no me podía ver porque estaba ocupada, porque tenía cosas más importantes que verme, todo era más importante que yo, lo cual era comprensible porque ya no éramos nada, ¿para qué querer hablar conmigo si ya no existía nada personal? y siempre me evadía, y yo la seguía buscando hasta que me fui del país a seguir un sueño más ambicioso, más simbólico, pero más certero, más tangible que su cuerpo escurridizo, que su voz escabullida. “ Yo no la escribí para ella” pensaba. Tiempo después me encontré la hoja de papel donde está esta canción, la releí y me di cuenta, que sí, que esa era mi historia, y que al fin y al cabo la seguía esperando.

Mi niña ¿cómo te va?
hace mucho tiempo ya
que he decidido no hablarte
para no molestarte.

Más la fuerza se acabó,
me ha ganado el corazón.
Fue por la emoción de verte
caminar entre la gente.

Te dije “¡hola! ¿cómo estás?”
Tu me dijiste: “ bien pero me tengo que marchar,
se me hace tarde”.
Me quedé hablando sin hablarte,
si te he llamado es para contarte

CORO
Que aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Imaginando lo que puede ser,
haciendo sueños rosas de papel.

Aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Como sentado sólo en un rincón,
buscando un premio de consolación.

Aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Y si regresas como ola de mar,
juro por Dios que te voy a abrazar
hasta que partas.

Sé que tienes que colgar,
que tienes prisa.
Los trabajos de universidad
siempre desquician.
Toma, guarda tuya ésta canción
y si te sientas sola corazón:

CORO
Aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Imaginando lo que puede ser,
haciendo sueños rosas de papel.

Aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Como sentado sólo en un rincón,
buscando un premio de consolación.

Aquí te esperaré,
aquí te esperaré.
Y si regresas como ola de mar,
juro por Dios que te voy a abrazar
hasta que partas.

Leave a comment

Add comment