Los nietos de la Revolución 

Desde hace algunos días empecé a sentir la necesidad de escribir sobre los movimientos sociales que han estado sucediendo a mi alrededor. Hay dos muy importantes que me impactan por su cercanía, el primero es por cercanía geográfica.

Aquí en Canadá, en Montreal se está dando algo que nunca creí poder ver en un país como éste. Les cuento rápido sólo para entrar en contexto, El gobierno de Quebéc, la provincia donde está Montreal, aprobó una “Ley especial” temporal que limitará los derechos de todos los ciudadanos de la provincia de manifestarse libremente en las calles. Todo tiene el fin de terminar la huelga de estudiantes que comenzó a principios de éste año y que por 14 semanas ha impedido que haya clases en la mayoría de las universidades de la provincia. La nueva medida de ley impediría agrupaciones en las calles de más de 50 personas (a menos que haya un aviso con 8 horas de anticipación a las autoridades), utilizar máscaras o cubrirse el rostro dentro de las manifestaciones, prohíbe manifestaciones adentro de cualquier establecimiento educativo, y da multas de $1000 hasta $35 000 por persona que viole las indicaciones.

Aquí pueden conocer un poco más sobre esto
http://www.jornada.unam.mx/2012/05/23/index.php?section=mundo&article=025n1mun

Por otro lado el segundo movimiento es cercano a mí pero de otra forma, en México, mi país de origen, se está viviendo igual en las últimas semanas una serie de manifestaciones en contra del candidato presidencial que lleva la delantera.-Las manifestaciones en general protestan contra el cómo éste candidato y su partido (el PRI) han comprado los medios y comprado las simpatías de las clases pobres, a través de actos corruptos y carentes de ética, lo que ha propiciado una competencia desequilibrada.

Aquí pueden encontrar un poco más sobre esto:
http://yosoy132.mx/

Ambos movimientos sociales, y también lo que he visto que pasa en Chile, en España y en Grecia, me han hecho reflexionar sobre cómo las instituciones políticas, los partidos, los Congresos, se han alejado de sus representados, de la gente. En Canadá, un gobierno puede imponer leyes que van contra de los derechos humanos y afectar las libertades de sus ciudadanos para callar una manifestación que se levantó en contra de otra ley que limitaba el derecho al acceso a la educación superior. Todo con el fin de conservar el orden. En México por otro lado un partido, sus integrantes y sus complices afuera de él, ha manipulado al electorado desinformándolo con el fin de llegar al poder y conservar y acrecentar sus privilegios. ¿erá esto lo que pensaban los filósofos de la Revolución Francesa que iba a pasar con la civilización?

Estamos mejor que en 1789, pero creo que estamos muy lejos de donde deberíamos de estar a estas alturas. Los políticos en general se han olvidado de su rol en la democracia, han perdido el honor y han crecido una cultura del saqueo de los bienes de las naciones. Un político de hoy, ya no dista mucho de los monarcas del Siglo XVIII, y esto está haciendo que los pueblos se levanten. ¿qué fué lo que pasó? ¿en que nos equivocamos los herederos de la Revolución para hacer que un ideal tan noble se convirtierá en más de lo mismo?

Está reflexión empezó a dar vueltas en mi cabeza con la necesidad de escribir una canción al respecto. Curiosamente, mientras trataba de encontrar una buena idea para una canción me encontré con éste capítulo de la serie “Family Guy” que sirivió un poco de inspiración y principalmente la última escena del capítulo.

https://www.youtube.com/watch?v=5mY1IMuAe6E

También un poema de Bertolt Brecht fué útil para ésta canción.
http://unlugareclectico.blogspot.ca/2008/01/preguntas-de-un-obrero-que-lee-bertolt.html

Finalmente, terminé la canción hace unos días, la grabé para mí para poderla escuchar con calma después y cuando la oí por primera vez me dí cuenta que le hacía falta algo, que no estaba completa. Musicalmente encontré después la parte que me hacía falta, pero no encontraba la letra para esa nueva parte musical. Después de mucho pensarlo recurrí a la letra de La Marsellesa, el himno nacional de Francia y encontré una estrofa que utilicé después para completar el pedacito nuevo que había agregado.

Épargnez ces tristes victimes,
A regret s'armant contre nous.



Los nietos de la revolución
Sin duda vivirán en un país mejor
Tendrán la libertad de poder elegir
y mandar a la calle a quien no quiera servir
reemplazandolo con alguien que tendrá que ser mejor
No verán nunca la cara que hoy vemos de un dictador.

Los nietos de la revolución
Sin duda vivirán en un país mejor
con justicia y equidad entre todos sus hermanos
serán dueños de sólo lo que hayan trabajado
Siendo todos iguales, sin colores en la piel
se protegerán entre ellos y respetarán la ley.

Los nietos de la revolución
Sin duda vivirán en un país mejor
no verán necesidad de salirse a las calles
para exigir derechos y clamar necesidades
cuando algo no les guste irán con quién les represente
y será tan honorable o más que el mismo Presidente.

Nietos de la Revolución
¡que envidia que me da el mundo que hemos creado para ustedes hoy!
No tendrán que salir de su país por la pobreza,
o por falta de justicia, o salvarse la cabeza.
Mis nietos de la revolución dirán lo que les plazca,
y nadie los callará pues son fruto de la esperanza.

Quiten castigo a los oprimidos,
que ha armado en contra nuestra el tirano.


Hijos de ésta gran revolución
Dejámos en sus manos nuestra sangre y nuestra redención.
Que Dios no sea la causa y tampoco una razón,
que sea la consecuencia solamente del amor.
Que la ciencia se ponga a los pies del corazón
y conquisten la luna y se acerquen hasta el sol.


Que Dios no sea la causa y tampoco una razón,
que sea la consecuencia solamente del amor.
Que la ciencia se ponga a los pies del corazón
y conquisten la luna y se acerquen hasta el sol.

Leave a comment

Add comment