Maravillosa niña 

 En un momento dado el mundo dio una vuelta y me tocó estar del otro lado del espejo. Me tocó ser el que se iba, el que no se entendía, el que no se conocía. Me tocó jugar el papel del antagonista, del inmaduro y del malvado. Yo sabía que las cosas podían terminar mal, pero es que ella era tan bella, yo estaba tan solo y ella me quería tanto. Cuando termine de escribir “Maravillosa niña” he de confesar que sentí en la boca tantito sabor a victoria, porque han sido pocas las veces en mi historia donde yo soy el que se va, había un pensamiento en mi cabeza de “vaya, hasta que es mi turno jugar al cabrón”. Algo había cambiado en mi forma de relacionarme y enamorarme, algo que parece me daba más control sobre las situaciones en las que me involucraba, donde la última palabra la tenía yo, y yo era el que decía adiós. He jugado un par de veces ese papel en los últimos años. De todas formas duele separarse de alguien, duele ser el malo. Las pocas veces que he estado en éste lugar he tratado de ser responsable porque, en éste camino de descalabros amorosos que he vivido, he aprendido que cuando uno termina las cosas, la mejor forma de no herir al de enfrente es finalizar dignamente, abrir la chapa, salir por la puerta, cerrarla y no volver. La dignidad está en no volver. Si uno vuelve es que nunca se fue, y cuando uno no sale de donde ya no puede estar, solo estorba y hace daño. Cuando las circunstancias lo han ameritado y ha estado en mi decisión salir me he salido, por respeto a ella, respeto a mí, y al amor que, bien que mal, nos tenemos.

Talvez no debí besar tu voz cuando soñaba,
Talvez no debí dejar amor que me abrazaras.
No sé qué tan bueno fue abrir para que entraras,
a éste cuarto oscuro que se iluminó con tu mirada.

No sé quien se equivocó,
tu querías estar conmigo y abrazarte a mi camino,
pero yo a veces no sé a donde voy,
es por eso que lastimo cuando beso y acaricio.
Corazón, por favor deja de llorar.

Ven dame tu mano,
mira, soy un ser humano,
no te olvides que te quiero
y que siempre fui sincero vida
si todo termina
mi maravillosa niña
nunca fue tu error.

Es difícil entender que herí a quien me quiere,
es difícil tener que partir y eso me duele.
Yo prometo no volverte a lastimar en toda mi vida,
es por eso que no puedo verte más aunque lo pidas.

No sé quien se equivocó,
tu querías estar conmigo y abrazarte a mi camino,
pero yo a veces no sé a donde voy,
es por eso que lastimo cuando beso y acaricio.
Corazón, por favor deja de llorar.

CORO (2)
Ven dame tu mano,
mira, soy un ser humano,
no te olvides que te quiero
y que siempre fui sincero vida
si todo termina
mi maravillosa niña
nunca fue tu error.

Nunca fue tu error, adiós.

1 comment

  • katy
    katy
    :love:

    love

Add comment