Te quiero a morir 

Una mañana de septiembre amanecí cantando una canción que había soñado. Al ritmo de un son cubano me soñaba en el Centro Cultural Simon Bolviar del Consulado de Venezuela en Montreal, lugar donde me había presentado en varias ocasiones anteriores, cantando con la gente un estribillo que decía “Ay, que te quiero a morir. Ay, que te quiero a morir. Ay que te quiero, te quiero a morir”. Inmediatamente después de levantarme escribí el resto de la canción y grabé mi voz.

Una de las grandes carencias artísticas que tengo es mi falta de técnica musical. Soy un músico de oído que ha salido al paso gracias a que soy muy sensible y creo que puedo comunicar claramente lo que pienso en una canción. Sin embargo varios han sido los momentos de mi vida donde mi talento se queda limitado por mi escasez de técnica. Para resolver éste problema he tenido que recurrir, como en varias otras circunstancias, a mis amigos. He tenido la suerte de rodearme de músicos virtuosos que me han ayudado a sobrellevar mis discapacidades musicales. “Te quiero a morir” era un son cubano que había soñado y que no sabía cómo tocar y arreglar. Afortunadamente poco tiempo después de aquel sueño en alguna reunión me topé con Luis Ulloa, un guitarrista cubano hijo de la trova y el son. Entre copas le expliqué mi canción y antes de lo que me diera cuenta ya estábamos haciéndola justo como la había soñado. En ese entonces ya nos habían invitado a participar en un evento que sucedería meses después en el Simón Bolivar. Nos habían pedido a Luis y a mí que hiciéramos un breve espectáculo de Trova para la Nuit Blanche, una noche cultural tradicional de la ciudad. Esa ocasión que nos reunimos le propuse que hiciéramos mi canción durante el evento.

Pasaron los meses y a nuestro amigo David Sanchéz, excelente percusionista mexicano salido de las congas de Cancún, lo invitamos a que nos acompañara durante la noche de Trova en el Simon Bolivar. El día llego. Fue el pasado sábado 27 de febrero. Ese día en la mañana Luis y yo ensayamos la canción un par de veces. David no pudo llegar al ensayo. En la noche, cuando David se sentó en el escenario con sus congas, fue la primera vez que tocó la canción. Así, En el Simón Bolivar, justo como lo había soñado, toqué por primera vez una melodía caliente que no hubiera sido posible sin la ayuda de mis amigos. Mientras cantaba pensaba la suerte que tengo de estar rodeado de músicos talentosos y la bendición de que ellos me quieran.

Como lo dije ese día en el escenario, esta canción va por los Chilenos que están aquí en Montreal, los chilenos que están allá en Chile, y por los chilenos que ya no están en el mundo. Mi corazón con el pueblo chileno y con su duelo.

Descarga ésta canción aquí
http://luisfloresmusica.com/media/mp3/te-quiero-a-morir.mp3

Ve el video aquí
https://www.youtube.com/watch?v=8J-TdjYVfHU



El sol en invierno
camina por tu cuerpo y se va.
Si no te abraza el sol,
mejor te abrazo yo.

El sol en otoño
te pinta de rojo las mejillas
y cuando hacemos el amor
las pongo rojas yo.

PUENTE
Tu sabes bien yo como soy,
no sé de donde vengo ni a donde voy,
no entiendo qué es lo que hago aquí,
sólo sé que te quiero a morir.

CORO
Ay, que te quiero a morir.
Ay, que te quiero a morir.
Ay que te quiero,
te quiero, te quiero a morir. (2)

El sol en verano
te vuelve escurridiza,
mi cuerpo se desliza en tu sudor
y nos ahogamos en calor.

El sol en primavera
te alumbra como si te conociera,
pero atrás de tus flores de color
sólo conozco yo.

PUENTE
CORO

Leave a comment

Add comment