Un Villancico sin Dios 

El invierno es una experiencia inigualable para alguien que viene de Latinoamérica a vivir a Canadá. Los seis meses que dura cubierto de nieve y bajo los 0 grados centígrados son una vivencia que cuando sucede la primera vez lo marca a uno para siempre. La mayoría de las estaciones del año son muy intensas cuando se vive en Canada, el otoño es muy rojo, el verano es muy verde y el invierno es muy blanco. La primera Nevada se vive con emoción y hasta alegría, sentimientos que se extrañan cuatro meses después cuando la nieve se ha vuelto algo común y fastidioso.

En éste gélido contexto las Fiestas Navideñas son también algo especial. En Montreal Diciembre está lleno de Navidad. Hay Luces de colores en la calle, gente cantando villancicos en las esquinas, canciones de Navidad en la Radio, y la nieve que le da a todo un toque más romántico y hollywoodense. La intensa experiencia de la Navidad Canadiense se ha permeado dos veces en mis canciones. La primera canción de Navidad que hice la escribí hace dos años cuando recién llegué a Montreal y está basada en un Cuento de Navidad de Hans Christian Andersen. Ésta nueva canción que presento ahora es más personal y nostálgica. Tiene un poco de todos los villancicos que he estado escuchando en el trabajo y un poco de esa melancolía Navideña que a uno le invade inevitablemente cuando tiene que pasar las fiestas lejos de su gente. “Un Villancico sin Dios” habla más de mujeres y de la soledad que de Navidad, tiene un poco de John Lennon, otro poco de George Michael, un tanto más de Barry Manilow y una pizca irremediable de mi Trastorno Afectivo Estacional.

http://luisfloresmusica.com/media/mp3/Un-villancico-sin-dios.mp3


Desde la soledad
De mis ojos cerrados
Hasta la intimidad
De tu cuarto en Sao Paulo.

Desde el frío color
En mi ventana con nieve
Hasta el obturador
Frente a tus ojos verdes

Te deseo corazón
Estés donde te encuentres
Mil y un noches de paz
Y que hagas lo que sientes

Yo le dije a mi madre
Que no estaba seguro
Que Dios fuera ese señor.
Pero algo ha de tener especial
Para que al nacer uno se invente la Navidad.

Del vacio de mi almohada,
A tus cejas tatuadas,

De mi sabanas frías,
Hasta el sur Carolina.

Cancion de Noche Buena
Que tiene un Dios ausente.
Fue por pensar en vos
En mi eterno Diciembre

Yo le dije a mi madre
Que no estaba seguro
Que Dios fuera ese señor.
Pero algo ha de tener especial
Para que al nacer uno se invente la Navidad.

Leave a comment

Add comment